jueves, 20 de septiembre de 2012

Uso Básico de la Olla Rápida

¿Cómo se utiliza un Olla Rápida?


Antes de empezar a usar la Olla Rápida es importante leer el manual de instrucciones. Todas las ollas tienen un uso muy similar pero cada una presenta su peculiar forma de abrir / cerrar la tapa de presión y despresurizar (dejar salir el vapor para abrir la tapa). Es muy importante que tengamos en cuenta el manual para ajustar los tiempos de cocción.


La Ollas rápidas de última generación, como la WMF Perfect Pro o la Duromatic de Kuhn Rikon, tienen unos tiempos muy cortos de cocción, mientras que otras ollas también rápidas, como la Europractic de Magefesa o la Future de Fagor, cocinan en un tiempo un pelín superior, por tanto, es importante: tener las instrucciones de la olla con los tiempos de cocción y un reloj para contar el tiempo (cronómetro, despertador, báscula de cocina con temporizador, reloj de cocina...).



Cocinar en la Olla Rápida


Un aspecto muy importante para cocinar en una Olla Rápida es la cantidad con la cuál podemos llenar nuestra olla. Si nos fijamos en el interior del cuerpo de la Olla veremos que tiene unas marcas que nos indican la capacidad máxima de llenado y la cantidad en tercios. Cuando cocinamos legumbres sin remojo o cereales que se hinchan nunca debemos sobre pasar los dos tercios de la olla, contando el líquido, y el líquido debe ser doble del alimento a cocinar, por ejemplo en la pasta podemos usar la proporción uno a tres, esto lo veremos en la práctica con las recetas, es sencillo.

Respecto a los líquidos, iremos poco a poco controlando el nivel de líquido o grasa que necesitamos para cocinar, pero siempre debemos tener en cuenta que la olla no deja que el líquido se evapore, si echamos medio vaso de agua al final de la cocción seguiremos teniendo medio vaso de líquido.

Y en cuanto a la cocción al vapor siempre debemos tener un fondo de agua, al menos un vaso, necesitamos 1/4 l de agua para tener suficiente vapor. Luego meteremos el cestito calado sobre su accesorio, que suelen ser unas patitas en forma triangular. Este método lo veremos en la próxima entrada

Cerrar la Olla Rápida


Una vez tenemos claras las instrucciones de la Olla y nos hemos decidido a cocinar una receta es conveniente probar a abrir y cerrar la olla un par de veces para familiarizarnos con el mecanismo, cerrar y ajustar correctamente la tapa y comprobar que no hay obstrucciones en la valvula. Por ejemplo, en el modelo Perfect Pro de WMF la tapa de presión de la Olla Rápida tiene un punto de ajuste con el cuerpo de la Olla, ponemos la tapa sobre el punto de ajuste desplazamos y unimos ambos lados del mango, cerrando la Olla y ajustando la presión en nivel 1 o nivel 2.


En un modelo anterior de WMF, el Perfect, vemos como también disponemos de punto de ajuste pero en este caso no disponemos de indicador de nivel de presión en el mango, simplemente ajustamos y desplazamos el cierre de presión al punto que indica que la olla está cerrada. 


Una vez la olla correctamente cerrada la pondremos sobre el fuego, esperaremos a que coja temperatura, y salga el indicador de presión, cuando vemos el indicador en la presión adecuada podemos bajar el fuego al mínimo y seguiremos cocinando manteniendo la misma presión con un mínimo de calor.

Abrir la Olla Rápida


Aquí llegamos a un punto importante ¿cómo abrimos la olla?, lo principal es abrir una vez hayamos bajado la presión interna. Para bajar la presión tenemos tres formas: enfriando rápidamente la olla, dejando escapar despacio el vapor, dejando que la olla enfríe lentamente. Mi método preferido es dejar escapar poco a poco el vapor, en unos cinco minutos tendremos la olla despresurizada y podremos abrir la tapa.


Cada modelo tiene su posición para dejar escapar el vapor, en el Perfect de WMF tenemos que desplazar hacia abajo el cierre, en vez de girar. Vemos en la foto la olla en el punto de apertura, el medio sería para dejar escapar el vapor y el último el que nos indica que la olla está cerrada.


Vamos a usar en las recetas los tres métodos, el primero es poniendo la olla bajo el chorro de agua fría, como os he dicho no lo utilizo habitualmente; el segundo es abrir el ajuste a la posición en la cual deja escapar vapor, mi preferido; y el tercero es dejar la olla apartada del fuego hasta que se enfríe por si sola y baje la válvula de presión, muy adecuado para guisos que mejoran con el reposo, como las legumbres.

Importante: la tapa siempre se abre hacia fuera, hacia el lado contrario de donde nos encontramos, si el vapor sale hacia el rostro podría causarnos quemaduras. Siempre, muy importante, la tapa se abre hacia el lado contrario a nosotros. Creo que lo más fácil para aprender a usar una olla es cocinar con ella, ahora que tenemos claro lo más básico, como abrir y cerrar nuestra olla, como coger presión, cocinar y despresurizar, vamos a ir preparando recetas y en todas ellas recordaremos los pasos básicos. Cocinar a presión es sencillo, es rápido y fácil.

1 comentario:

  1. Me han encantado tus consejos. Ahora a ponerlos en práctca!

    ResponderEliminar

Gracias por su visita.