jueves, 29 de mayo de 2014

Esterilizar Botes

¿Cómo esterilizamos los botes en la olla rápida?


Si vamos a preparar conservas, o potitos para bebé, es recomendable esterilizar los botes. Siempre que vayamos hacer conservas tenemos que tener especial cuidado en la limpieza, realmente estamos matando bacterias y asegurándonos de que no van a poder entrar en nuestros frascos una vez cerrados, por lo que la limpieza es fundamental en todos los utensilios que utilicemos.


Para el esterilizado de los botes: Ponemos un cuarto de litro de agua en el fondo de la olla, colocamos el cestillo porta comidas calado sobre el fondo y los botes boca abajo sobre el cestillo, cerramos la olla con la tapa de presión, encendemos el fuego y esperamos a que la válvula indique el nivel de presión 2.


Una vez alcanzado el nivel de presión dos, bajamos el fuego y contamos 20 minutos desde el momento que vimos asomar la segunda raya de presión. Pasados los veinte minutos, dejamos que la Olla pierda vapor.

Abrimos la olla, como siempre con la tapa hacia el lado contrario de nosotros para evitar que el vapor nos de en la cara, con unas pinzas o la manopla del horno limpia, sacamos los botes y los dejamos sobre un paño bien limpio. Hacemos lo mismo con las tapas.

En relación a los Botes:

Los frascos, botes de vidrio, podemos comprarlos o guardarlos de otros productos que vengan envasados en cristal, es decir utilizar tarros reciclados. Hay que tener cuidado sobre todo con las tapas, si nos fijamos tienen una especie de capita porosa que debe estar intacta, no podemos lavar la tapa del bote frotando con un estropajo porque la estropeamos, mejor lavarla suavemente y luego esterilizar.

Tampoco nos sirven las tapas que tengan muescas, por ejemplo si las hemos abierto con un cacharro para abrir botes. Si pensamos utilizar en el futuro los botes no podemos usar el artilugio que facilita la apertura porque realmente lo que hace es abombar la tapa para que entre aire y se rompa el vacío.


Si os fijáis en la foto, esta tapa no vale. Esos dos puntitos que tiene en el borde son la marca de apertura, allí se apoyo el cacharro para abombar la tapa y que entrara aire, así facilita la apertura pero estropea la tapa. Si compráis botes expresamente para las conservas fijaos bien que no tengan abolladuras en las tapas, a veces no tienen cuidado al colocarlos y ya vienen con la tapa estropeada. Podéis comprar tapas sueltas, pero si se tratan con cuidado sirven para varias veces y no hace falta cambiarlas.

En cuanto a las etiquetas de los botes reutilizados, no es indispensable quitarlas, pero queda mucho más bonito el tarro. Para quitar los restos de etiquetas, que generalmente llevan un montón de pega, lo mejor es dejar los tarros llenos de agua. Luego con un cutter vamos rascando por el lateral, podemos ayudarnos de agua caliente. Que nadie tenga la feliz idea de hervir el bote para despegar la etiqueta, la quitamos pero nos cargamos la olla, el pegamento con el calor se diluye en el agua pero luego por arte de magia aparece en el fondo de la olla donde hervimos el bote, como una mancha oscura, y es muy complicado limpiarlo.

Ahora que ya sabemos como esterilizar los botes podemos empezar a preparar conservas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su visita.